AUMENTO DE SENOS CON IMPLANTES MAMARIOS, PRÓTESIS DE SENO.

DEFINICIÓN

Es la colocación de implantes o prótesis mamarias para aumentar el volúmen del seno. Es importante comprender que no aumenta el contorno del tórax.

Hay pacientes que, genéticamente, tienen senos pequeños e inclusive alteración de la forma dado por un pliegue inframamario alto y areola muy ancha llamados senos tuberosos. En otras pacientes, el volumen se disminuye despues de las lactancias o por pérdidas masivas de peso. Finalmente es útil esta cirugía en pacientes que requieren reconstrucción mamaria bien sea por defectos congénitos como el Sindrome de Polland o por mastectomías.

Los implantes de seno son bolsas hechos de silicona en su pared o envoltura y con un relleno de silicona o solución salina (suero fisiológico).

Los implantes mamarios han sido usados desde la década de los 60´s por lo cual, hoy en día, hay suficiente información demostrando la seguridad de los implantes de silicona. Es tan seguro que es usado a diario en las envolturas de alimentos, cremas, cosméticos, coloretes, shampoos, jabones, biberones etc. Igualmente se ha estudiado que los implantes no alteran la fertilidad, ni la lactancia en los momentos del embarazo. Por otro lado no se ha comprobado que la silicona produzca cáncer de seno, pero es interesante anotar que el diagnóstico de cáncer es más temprano en las mujeres con prótesis mamarias pues son un grupo de población cuidadosa en el autoexamen de sus senos y que acuden a controles anuales lo cual favorece esta detección temprana. Es, por lo tanto, una cirugía segura y definitivamente mejor que las infiltraciones de sustancias no propias al cuerpo.

LA CIRUGÍA

Existen varios abordajes para la colocación de las prótesis. Estas se pueden poner por abordaje periareolar, es decir, por el borde inferior de la areola; por incisión inframamaria en la cual se ubica la incisión en el pliegue inferior del seno y, fianlmente, axilar en la cual se ingresa la prótesis por el pliegue de la axila. Está descrito el abordaje periumbilical pero requiere de protesis inflables en solución salina pero consideramos que esta via no ofrece resultados satisfactorios.

En cuanto al plano en que se realiza el bolsillo donde se ubicará la prótesis puede ser retroglandular, es decir exactamente detrás del seno; retropectoral o submuscular o sea detrás del músculo pectoral y finalmente retrofascial que coloca la prótesis detrás de la glándula, pero por debajo del envoltorio del músculo llamado fascia.

La cirugía dura aproximadamente una a dos horas y usualmente se hacen bajo sedación. El dolor es controlable con medicación, pero usualmente las pacientes se quejan de las incomodidades derivadas del vendaje y el brassier  post-operatorio

ANTES DE LA CIRUGÍA

Sus antecedentes médicos de importancia y valorará sus senos para explicarle las opciones disponibles y permitir su elección en cuanto a vía de abordaje quirúrgico, tamaño y forma deseada.
Si los senos están muy caídos se puede ofrecer la opción de levantarlos. Comente todas las expectativas que tiene con su cirujano, él le orientara acerca de la mejor opción, alternativas, limitaciones, riesgos y cuidados que debe tener.

Si usted fuma, consume drogas como aspirina, anti-inflamatorios, vitamina E, corticoesteroides o presenta sangrado espontáneo o prolongado coménteselo a su cirujano plástico, es importante para evitar complicaciones en la cirugía. También debe comentar si ha tenido problemas urológicos como infecciones urinarias pues estas pueden afectar las prótesis.

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Al día siguiente se sentirá cansada y experimentará dolor, el cual se controla con la medicación que le prescribió su médico. Buena parte de las actividades las podrá retomar hacia el 3º día de la cirugía.

Deberá utilizar las primeras 72 horas del día un vendaje compresivo de vendas elásticas y luego de ser retiradas se le colocara  un brassier post quirúrgico o  deportivo, el cual deberá usar por un mes, para dar la mejor modelación a sus senos mientras cicatrizan internamente; además este le limitará el dolor. Hacia los 10-14 días se le retiraran los puntos de la incisión.

El uso de piscina se debe evitar las 2 primeras semanas pues favorece la infección. El deporte y demás actividades de ejercicio físico las podrá nuevamente realizar hacia las 3, 4 semanas después de la cirugía. Podrá tener disminución de la sensibilidad u hormigueo en los senos, pero esta, en un par de semanas, tiene que regresar a la normalidad.

La cicatriz puede ser dura y rojiza las 6 primeras semanas, pero después con los cuidados indicados retomará la misma contextura de la piel de la areola. Como rutina protocolizada se recomienda realizar mamografías anuales de control. La decisión de aumentar sus senos es personal y si usted ha sido realista con sus expectativas y se ha tomado la conducta más adecuada, encontrará un alto grado de satisfacción y éxito en su cirugía.

Es importante que las mamografías de control se practiquen en un centro radiológico con experiencia en la lectura de las proyecciones especiales que se toman para los senos con prótesis de aumento. Ocasionalmente los implantes se pueden romper o producir filtraciones, debido a traumatismo, compresión fuerte o desgaste del implante por el roce entre el implante y el seno. Si el implante tiene en su interior solución salina esta será reabsorbida por el organismo sin complicaciones. Si el implante es de gel de silicona el gel puede quedar contenido por la cápsula del implante. Cualquier ruptura del implante requiere la remoción y cambio de este. Es por esta razón que es fundamental el seguimiento con su cirujano de cabecera.

SIGNOS DE ALERTA

Debe preocuparse si presenta un aumento súbito del volumen de la región pectoral, si presenta dolor que no cede con analgésicos, así como fiebre y pus en las heridas.

COMPLICACIONES

Como en toda cirugía la formación de hematomas e infecciones son las principales complicaciones que pueden presentarse