BRAQUEOPLASTIA

Es la cirugía encargada de volver a poner en tensión y rejuvenecer el aspecto de sus brazos. A veces solo se necesita quitar el exceso de grasa, pero otras veces es necesario también retirar la piel que ha perdido su elasticidad y que cuelga en el brazo.

ANTES DE LA CIRUGÍA

Se le solicita a la paciente exámenes de laboratorio para examinar que todo esté bien, se le recomienda llegar una hora antes al lugar donde será intervenida, de preferencia en ayunas de 12 a 14 horas, con ropa cómoda y se le pide a la paciente estarse bañando por lo menos dos días antes de la cirugía con un jabón antiséptico.

Si usted fuma, consume medicamentos como aspirina, anti-inflamatorios, vitamina A, D, E, Omega 3, Te verde, Gingsen, Corticoesteroides o presenta sangrado espontáneo o prolongado coménteselo a su cirujano plástico, es importante suspenderlo 1 a dos semanas  antes para evitar complicaciones en la cirugía.

CIRUGÍA

   El lifting de brazos lo realizamos bajo sedo analgesia y anestesia local, de forma que no sienta molestias durante la intervención. No olvide que para nosotros es fundamental que su resultado sea óptimo, por lo que elegimos la técnica anestésica que nos permite trabajar mejor y con más seguridad.

     La incisión la hacemos en uno de los pliegues de la axila. No olvide sin embargo que las incisiones serán proporcionales a la cantidad de piel sobrante, y que para eliminar ésta no hay otra forma posible que realizar cicatrices. El objetivo es que la incisión este colocada de forma que las cicatrices sean lo menos visibles posible.

A través de una pequeña incisión realizamos una liposucción para facilitar la tracción de la piel y eliminamos la piel sobrante. Es importante discutir pros y contras de cada una de las técnicas para que entienda las implicaciones del procedimiento que le recomendamos.

La cirugía generalmente dura alrededor de dos horas.  Posteriormente se vendan los brazos durante dos o tres días para permitir que los tejidos se peguen correctamente.

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Deberá estar en reposo en la cama uno o dos días, sin someter a tensión las suturas. Podrá hacer una vida normalizada sin excesivas tensiones al cabo de una semana. La mayor parte de sus molestias serán tratadas con medicación.

En cinco a seis días le cambiamos vendaje, siempre manteniendo las fajas en los brazos día y noche por un mes.  Las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón más importante disminuyen rapidamente.

Las suturas serán retiradas aproximadamente en dos semanas. Pero los brazos tardaran algunas semanas más en recuperar su aspecto completamente normal.

COMPLICACIONES

“Toda intervención quirúrgica bajo anestesia comprende riesgos”.

Infecciones, por tratarse de tejidos blandos los cuales está bien vascularizados.

Hematomas (acúmulos de sangre) al aspirar y romper vasos de pequeño calibre, los cuales se pueden drenar con aspiración por medio de una jeringa en el consultorio.