LIFTING FACIAL

La piel del área de la cara y cuello es más fina que la del resto del cuerpo, por lo que con el paso del tiempo y la progresiva pérdida de volumen de los huesos faciales, el adelgazamiento de los músculos de la cara y el aumento en la elasticidad de la piel provoca un aspecto de cansancio y flacidez de la cara y cuello. Esta es la cirugía encargada de volver a poner en su lugar los tejidos blandos de la cara y lograr de esa manera rejuvenecer y refrescar el rostro y cuello recordando que este ultimo es uno de los sitios donde mas se nota el paso de los años y es muy difícil de ocultar.

        A veces solo se necesita quitar el exceso de grasa, pero otras veces es necesario también corregir la piel que ha perdido su elasticidad.

LA CIRUGÍA

Esta intervención quirúrgica se realiza bajo sedo analgesia, no requiere de hospitalización y dura aproximadamente 3 horas; consiste en quitar del exceso de la piel y reposicionar los tejidos subyacentes para lograr un aspecto más joven, muchas veces se combina con la cirugía de parpados y también colocación de grasa autologa en el rostro y así lograr un mejor resultado.

Es importante aclarar que  también se puede operar solo el cuello en el caso que solo ahí sea necesario combatir el exceso de piel.

ANTES DE LA CIRUGÍA

Se realiza exámenes de laboratorio antes del procedimiento, Peso estable, normal o cerca de lo normal, es recomendable para que no se produzcan cambios bruscos en la piel, así como también si usted fuma, consume medicamentos como aspirina, anti-inflamatorios, vitamina A, D, E, Omega 3, Te verde, Gingseng, Corticoesteroides o presenta sangrado espontáneo o prolongado coménteselo a su cirujano plástico, es importante suspenderlo 15 días antes para evitar complicaciones en la cirugía.

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

A veces el cirujano tiene que colocar un pequeño tubo de drenaje debajo de la piel de detrás de la oreja para drenar una pequeña cantidad de sangre que puede acumularse en este lugar. Se colocan unos vendajes suficientemente compresivos alrededor de la cabeza, para evitar la hinchazón y los hematomas. Normalmente el paciente no suele sentirse muy incómodo después del lifting.

En todo caso se puede administrar alguna medicación para el dolor. El paciente puede notar adormecimiento en la piel: esto es normal y desaparece en unas pocas semanas.

El paciente debe mantener la cabeza elevada con dos almohadas (por lo menos en un ángulo de 30 grados) para evitar la inflamación.

El tubo de drenaje (si ha sido necesario colocarlo) se quita después de 1 ó 2 días de haber realizado la intervención.

Los vendajes se quitan después de 1 a 5 días.

Los hematomas son escasos y en un plazo de 3 a 4 semanas desaparecen.

La mayor parte de los puntos se quitan en 10 días, aunque a veces los puntos o grapas situados en el borde del cuero cabelludo se dejan algunos días más, porque pueden tardar algo más en cicatrizar.

COMPLICACIONES

  • Reacciones a la medicación.
  • Hemorragias.
  • Infecciones.

RIESGOS ADICIONALES

  • Aparición de hematomas debajo de la piel, que deben ser drenados.