LIPOFILING DE GRASA EN CARA
Actualmente uno de los métodos de rejuvenecimiento facial es la utilización de grasa autologa para suplir la perdida de volumen generada por el paso de los años en el rostro

Los rellenos de grasa consisten en extraer grasa del cuerpo del paciente e inyectarla en otro lugar. Generalmente la grasa se extrae del abdomen, cadera, espalda, brazos, entre pierna, etc.  Las partes del rostro que se pueden mejorar o rellenar con el tratamiento de inyección de grasa son: los pliegues de la frente o entrecejo, las sienes, huecos debajo de los ojos, pómulos, surcos nasogeneanos, la nariz, la comisura de los labios, la línea de la mandíbula. Es más, la transferencia de grasa puede corregir cicatrices, zonas hundidas o huecas y cualquier otra parte del rostro, cuello o escote donde se ha perdido grasa.

El lipofilling también puede ser utilizado para corregir defectos congénitos o traumaticos o aquellos derivados de enfermedades del colágeno y el resto de tejidos blandos del cuerpo

Los resultados de esta técnica (relleno con grasa propia) son inmediatos. En esta técnica se extraen células grasas que vuelven a vivir en otra zona, dentro del mismo cuerpo. A la vez, y por este motivo, no se dan casos de reacciones o rechazos. No suele dejar cicatrices visibles.

La transferencia de grasa facial es un procedimiento donde los resultados se extienden a  largo plazo.  Tras este tipo de intervención los resultados del aumento de grasa pueden durar muchos años ya que las células se integran en el tejido vivo que los rodea de forma óptima. Además como beneficio extra se obtiene una mejoría de la calidad de la piel producida por todas los elementos que están en la grasa incluyendo células madres y factores de crecimiento que tanto bien le hacen a la piel